top of page

Estrés

El estrés es parte de nuestro día a día ¿cierto? Podríamos creer que ya estamos acostumbrados a ello, pero nuestro cerebro sigue sin estar de acuerdo.

Aun a pesar de que hemos evolucionado mucho, tenemos avances increíbles a través de la historia nuestro cerebro sigue teniendo algunas reacciones primitivas.

Peligro de Muerte = Estrés = Huye o pelea

Aun cuando no todas las situaciones que hoy nos generan estrés significan que estemos en peligro de muerte, nuestro hipotálamo sigue manteniendo las mismas secuencias.

1. Activa las glándulas suprarrenales, ubicadas encima de los riñones

2. Libera Adrenalina aumenta la frecuencia cardíaca y eleva la presión.

3. Libera Cortisol la principal hormona del estrés

  • Aumenta los suministros de energía, la glucosa en sangre.

  • Limita las funciones no esenciales o perjudiciales en una situación de lucha o huida

    1. Baja el sistema inmunitario.

    2. Suprime el sistema digestivo. (No es momento para perder el tiempo en procesos digestivos).

    3. Pone en pausa el sistema reproductor.

    4. Retarda los procesos de crecimiento.

    5. Controlan el estado de ánimo, específicamente la motivación y el miedo.

Nuestro cerebro tiene la capacidad de autorregularse. Una vez que el peligro ha pasado puede regresar los niveles hormonales a la normalidad, pero si los factores estresantes siguen presentes, el hipotálamo no deja de sentirse atacado y la alarma de peligro sigue prendida alterando casi todos los procesos del cuerpo, surgen:

· Ansiedad

· Depresión

· Problemas de sueño

· Problemas digestivos

· Aumento de peso


Y de aquí en consecuencia, muchos problemas de salud.


Trata de pensar la última vez que tuviste una situación de estrés. ¿Cómo reaccionó tu cuerpo? ¿Cómo reaccionaste tu ante esa emoción?


Uno de los grandes problemas suele ser que, justo cuando estamos en estrés, y como ya lo dijimos antes, con la digestión frenada, con un gran shoot de glucosa en sangre es cuando decidimos que nos merecemos un snack para “calmarnos”.


La propuesta es: Antes de darte ese snack...


Consejo #1 - Respira

Profundo y pausado, ayuda a tu frecuencia cardiaca a regresar a su estado natural, hazle saber a tu cuerpo que no estás en peligro de muerte.


Consejo #2 - Apártate

Retírate un momento del lugar en el que estás, da una breve caminata, ve al baño, lávate las manos. Camina lento y pausado, de preferencia dirígete a un lugar que te de paz.


Consejo #3 - Bebe agua natural

¡Un vaso de agua ayuda a todo! Bébelo lenta y pausadamente, siente cómo se hidrata tu boca y como baja por tu garganta. Nuestro cerebro es 60% agua y es el encargado de todo y en ese momento de resolver todos tus problemas y de la toma de las mejores decisiones.


Consejo #4 - Decide

Después de estas tres acciones decides darte un permiso y comerte algo como snack, premio, recompensa... Hazlo con consciencia y de preferencia una versión saludable de ese antojo.



Consejo #5 - Prevé

Tal vez este podría ser el consejo número 1. Mantén cerca de ti opciones saludables para estos momentos.


Aprendamos a darle al cuerpo lo que necesita y cuando lo necesita lo más saludable posible.

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page