top of page

Yo también comía sano

En la última semana he escuchado de diferentes personas frases como: “Yo como sano y no entiendo por qué no bajo de peso” o “A pesar de que como super bien me diagnosticaron como pre-diabética” o “no entiendo por qué subo de peso si casi ni como grasas”.

¿Por qué si como sano?

Yo también dije esas frases montones de veces, y movida por esa gran interrogante y mis ganas de bajar los kilos que estaba subiendo, brinqué de una dieta a otra, intensifiqué el ejercicio al grado de correr ya 10k diarios, que me encantaba, pero no me acercaba a mi objetivo de verme y sentirme mejor. Busqué también en prácticas no recomendables como jugos detox, pastillas y otras cosas que prometían milagros… Na-da.

Tuve la fortuna de encontrarme con la dieta cetogénica y empecé a investigar.

Modificar nuestra fuente de energía de glucosa a grasa, sonaba algo aterrador para ser honesta pero como lo dije antes yo estaba buscando la respuesta a mi pregunta y perder esos kilos en el camino. Así que me aventuré.

Con todo el dolor de mi corazón dejé el azúcar, que es mi vicio en la vida, y me permití desaprender lo que hasta ese momento había entendido que era saludable.

El primer punto importante a re-aprender es que si comía muuuuchos carbohidratos y esto porque los carbohidratos no sólo eran los que yo pensaba, (postres, pan, pasta) y es bien sabido que son deliciosos pero engordadores, sino también -sorpresa- las frutas, las verduras, los cereales, la leche.

-Así como lo leen-

Y la cosa apenas empieza, todo carbohidrato se convierte en glucosa en nuestro cuerpo para ser usado como energía, pero, si no es usado, se almacena y adivinen cómo… Sip, como grasa y se acomoda, justo donde menos nos gusta.

Ya quedó claro entonces como hasta ahora lo veníamos haciendo mal, comiendo más carbohidratos de los que necesitábamos para usar como energía. Y cuando digo carbohidratos recuerden que sumamos también el exceso de frutas, verduras, cereales.

Yo creía que comer mucha verdura era sano, yo pensaba que manteniéndome lejos de las grasas, todas ellas estaría bien, yo estaba segura de que así estaría sana (uy y esto de la salud es tema amplio para varios días). Ahora entiendo que debo mantener al mínimo mis carbohidratos y que eso me llevará a la cetosis, el proceso donde mi cuerpo cambiará su combustible, y entonces sí, usará esas reservas de grasa que fui acumulando con el tiempo.

Sobre las bases de la dieta cetogénica te cuento a groso modo, hay muchas variantes, pero la más común es donde un 65% de la ingesta es grasa, no cualquier grasa, grasa animal, grasa saludable. Un 10% son los carbohidratos, aquellos bajos en índice glucémico y que nos aportan nutrimentos y un 25% de proteína, todas las proteínas. **PORCENTAJES PROMEDIO Y GENERALES** pero cada quien debe tener sus porcentajes de acuerdo a sus condiciones particulares.

Te invito a re-aprender, te invito a echarte un clavado en nuestra historia y ver de dónde viene nuestro ADN, como comíamos en nuestros orígenes y desde donde empezaron la obesidad y las enfermedades metabólicas.


Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page